Vincenzo Angileri sobre Bad Bunny y El Guincho: “Es gente que tiene una magia, que sabe cuál es la fórmula”

Ambos son protagonistas de su oda a la desobediencia y la rebeldía

Bad Bunny

Bad Bunny, un desobediente en el libro de Vincenzo Angileri / Amy Sussman/BBMA2020/Getty Images for dcp

No tengas miedo a tener la razón es la guía sobre éxito y desobediencia que ha publicado Vincenzo Angileri, un creativo siciliano que vive a caballo entre Barcelona y México y que apuesta en su libro por el pensamiento crítico para encontrar la intención que guie nuestras vidas. Un proyecto que lanzan en colaboración Temas de Hoy y Acid House Barcelona.

Sus teorías e ideas generan un inconformismo y una reflexión continua sobre lo que debe imperar en nuestras vidas para que merezcan la pena. Y para conseguirlo ha recurrido a 15 personajes que destacan por haber triunfado siguiendo su propio criterio al margen de interferencias externas.

Desde Ada Colau, la primera mujer en alcanzar la alcaldía de la ciudad condal, hasta Yalitza Aparicio, la indígena que cobró protagonismo en los Óscar por su papel en Roma, pasando por los músicos Bad Bunny y El Guincho, el chef José Andrés, el escalador y recordista mundial, Alex Honnold, o el co-fundador del Festival Sónar, Sergio Caballero.

Es difícil leer el libro y no sentir ganas de convertirse en un rebelde, ¿era lo que perseguías con esta oda a la desobediencia?

Es lo que estaba tratando de perseguir. El objetivo era retratar figuras desobedientes que pertenecen a muchos ámbitos, muchas clases sociales, muchas procedencias geográficas y formar una imagen lo más heterogénea posible de la desobediencia. Me gusta, buscando en la universalidad casos específicos, hacer que cada quién se sienta empoderado y pueda ver posibilidades dentro de su propia vida.

¿Es un libro político?

Hay muy pocos actos que no lo sean.

No tengas miedo a tener la razón… ¿Premiando a los cabezotas?

Más que premiarlos, es no suprimirlos: tratar de no reprimir nunca ese instinto y también alejar esa autorepresión. Cuando te niegas la posibilidad de hacer algo o cuando tienes miedo a realizar ciertas acciones, tu primer enemigo eres tú. Cuando encuentras el coraje de tomar la iniciativa tienes ya medio camino hecho. La parte del título que me interesa más, en realidad, es la de no tener miedo.

Después de leer el libro alguno puede creer que solo desobedeciendo puede encontrar el éxito. ¿Qué te ha aportado cuestionarlo todo?

Muchas cosas buenas pero también mucho dolor y, sobre to do, muchas dudas. Cuando empiezas a cuestionar lo que piensas y la manera como haces las cosas empiezan a abrirse grietas. Pero a partir de ahí es más fácil que te puedas empapar de satisfacciones nuevas, que te puedas salir de tu camino ordinario. Cuestionarme todo me trajo el no estar nunca satisfecho y ser exigente conmigo mismo, y no te hablo de perfeccionismo en la creación artística o profesional, sino de siempre ver el otro lado de las cosas.

Si decides conscientemente vivir tu vida viendo Netflix y comiendo Burger King, todo bien, pero hace falta una intención, decidir de qué va tu vida.

Incides mucho en la idea de atreverse, ¿imperan los miedos en los tiempos que vivimos?

Creo que no tenemos todo el tiempo a nuestra disposición como para tener miedo. Si hay una cosa fundamental en este libro, más allá del éxito, que para mí es muy relativo y subjetivo, es vivir la vida con una intención, decidir cómo quieres vivir. Es la forma más esencial y pura de romper un patrón. No dejarte ir por inercia. Si decides conscientemente vivir tu vida viendo Netflix y comiendo Burger King, todo bien, pero igual hace falta una intención, decidir de qué va tu vida.

En un momento dado confiesas que el Pato Donald ha inspirado tu visión del mundo… ¿cómo lo explicarías para que no te tomaran por un loco?

Pueden hacerlo si quieren! Nos pasa a muchos creo: la música que escuchaba de pequeño, las ideas que me rodeaban cuando crecía, los conceptos que absorbí, las historias de ficción que escuché… esas cosas son las que nos moldean y nos hacen personas. Y el Pato Donald es una de ellas. Si lo piensas, es una figura que representa inseguridad, rebeldía, nervios, resistencia hacia la injusticia... Luego, mira su historia pesronal: tiene tres nietos a cargo, un tío rico, u primo increíblemente suertudo... genera empatía. Es una mitología muy interesante y representa muchas cosas que llegan al corazón.

Admites que admiras a gente como Greta Thunberg porque pueden explicar cosas complicadas con palabras simples, ¿es una de las claves?

Creo que sí. Si no sabes explicar algo complejo en términos simples, es que no lo has entendido. No hablo de diluir mensajes o hacerlos más sencillos, hablo de encontrar la manera de hacerlos accesibles y eso pasa por pensar en quién los recibe. En nuestra sociedad, donde las identidades se definen por lo que decimos y las ideas nos las apuntamos al pecho, a veces el lenguaje más bien cumple la necesidad de representarnos en lugar de comunicarnos. Creo que es un error.

El libro se vertebra a través de varias entrevistas a personajes destacados, ¿cuál te sorprendió más?

Ada Colau fue una experiencia muy poderosa. Me pareció bello poder escuchar palabras de ese tipo, ideas de ese tamaño, en una sede institucional. Sentarme al lado de ella en la oficina de la alcaldía y escuchar, con palabras tan fuertes, sobre vulnerabilidad, empatía, dificultades personales en un rol de poder, me pareció, por el contexto, muy impresionante. Alex Honnold fue otra de las entrevistas que me pareció reveladora, por sus ideas tan interiorizadas y  por sentir cómo tiene una dirección de vida tan clara. Y también Bad Bunny me dio mucho que pensar.

¿Cómo recibió la idea?

Fue un proceso largo, tardamos meses en llegar a él. Yo estaba en mi isla, Sicilia, él estaba en su isla, Puerto Rico y fue una entrevista muy larga. Fue impresionante escucharle hablar de esa manera. Tiene un poder muy grande que es el de la intuición. Tiene el poder de entender hacia dónde van las cosas sin tener que comprenderlas según otros parámetros que no sean los suyos. Hay un genio musical que está basado en esta capacidad de intuir y de sentir. A mí me interesaba, sobre todo, la tipología de temas que está cantando, la imagen del hombre que está transmitiendo dentro de unos géneros que normalmente retratran otra. Todas esas cosas podríain estar vincluadas  a una intención por su parte pero en el fondo, solo hay una inquietud de simplemente hacer las cosas como él quiere.

¿Cómo es en una charla distendida?

Hay un componente complicado de reflejar en un libro y es la energía verbal y la energía cinética de una persona. Cuando acabé de hablar con él estaba emocionado porque sentí la energía que se había desprendido, habíamos hablado de muchas cosas y sentí que la entevista había ido muy bien. Cuando empecé a trabajar en la transcripción, unas semanas después, fue raro porque esa energía se sentía diferente, quizás se había perdido algo. El poder que tienes, el ritmo de tus palabras, la manera en cómo dices las cosas y la energía que emanas son componentes fundamentales que a veces cuesta trasladar a la página escrita.

Vi que es una persona muy humana, con muchas contradicciones que ahora tiene un escenario inmenso.

¿Qué es lo que más te sorprendió de su historia?

Es una historia de superación grandiosa. Bad Bunny es un tipo que hace poco estaba trabajando en un super y que consiguió llegar hasta donde está ahora. Lo que me sorprendió fue la intención de querer defender ciertas cosas desde donde él está.

¿Cómo cuáles?

La influencia y el peso de sus emociones y de sus valores personales, de su familia, de lo que aprendió en su infancia. Cuando uno es fiel a este tipo de valores como la honestaidad, la autenticidad, el ayudar a los demás... se puede permitir entrar a otros mundos y no perder eso por el camino. Vi que es una persona muy humana, con muchas contradicciones, y que ahora tiene un escenario inmenso donde expresarse.

¿Crees que es consciente de su enorme influencia?

Es una persona que siente mucho. Creo que siente que cada cosa que quiera mover, se puede mover. Siente que sus ideas están funcionando. Se puede permitir el decir ‘yo no quiero ser un artista político, pero si quiero meter una idea de cierto tipo en mis canciones y luego volver a hablar de perreo, lo puedo hacer’. Esa idea de no encajar en la idea de artista político o apolítico me parece interesante. Hay mucha contradicción y hay muchas maneras de criticar este tipo de pose, como, por ejemplo, aprovechar el activismo, pero de alguna manera yo lo percibo de forma espontánea como un 'yo quiero seguir haciendo lo mío, pero nadie me va a impedir decir lo que pienso'.

Bad Bunny dice que “lo más divertido es hacer algo que dicen que no se puede”. Cuando hablas de tener una intención y lo mezclas con diversión, ¿no pierde a veces un poco de credibilidad?

Ahí hay un tema muy grande. Nos hemos acostumbrado a que las cosas serias se explican de manera seria y eso es un grave error. Hay muchas maneras de hacer llegar las ideas y si es buena y el concepto es bueno, no hay por qué envolverlo en una capa de seriedad para que la gente te escuche y te considere. Creo que se pueden decir muchas cosas con la diversión, con la risa, con el humor y, de hecho, pueden llegar más profundo.

Hoy en día hay muchos humoristas que llegan a más gente que otra ‘gente seria’…

Creo que es una lección. Aprendemos de lo que ha pasado en la relación de periodistas y cómicos. Lo vimos en Estados Unidos. Las plataformas de noticias fallaron completamente al representar un fenómeno político como el de Donald Trump, mientras cualquier programa de comedia conseguía evidenciar la ironía y surrealismo sin tener que explicarlo desde criterios serios. Muchos periodistas trataron de encajarlo en un contexto normal, buscando esta seriedad y esta manera unívoca de hablar de algo sin invitar al pensamiento crítico. Y fallaron. La comedia o la sátira, desde siempre, han tenido el poder de evidenciar las cosas negativas y absurdas.

Volviendo a los desobedientes de la música, en el libro también aparece El Guincho, ¿qué punto en común has encontrado entre él y Bad Bunny, aparte del obvio?

Ser el que ha movido los hilos en ciertos momentos, en el fenómeno de Rosalía sin tener encima los focos, es algo que él estaba buscando.

Es gente que tiene una magia, que sabe cuál es la fórmula. Tiene una intención muy fuerte, aman su trabajo de una manera, quizás, rozando lo patológico y están muy decididos en dar lo que tienen al mundo. El Guincho es una persona que pasó por muchas fases, se enfrentó a muchas dificultades. Tuvo que renunciar a muchas cosas en el camino y cada vez tuvo que volver a empezar con la conciencia de que era él la única cosa valiosa. Él y su idea y su ingenio. Era algo imposible de perder. Después de cada fracaso, de cada parón, consiguió volverse a meter y volver a entrar y revolucionar el ámbito de la música. A nivel de paralelismo, veo una genialidad y la capacidad de interpretar la música, sentirla y entender el producto en un nivel muy alto.

Tanto Bad Bunny como El Guincho tienen esas historias de superación detrás, yo no sé si en las dificultades es más fácil encontrar ese cuestionamiento y esa desobediencia.

Es donde se pone a prueba tu intención, lo que estás buscando y cuántas ganas tienes de encontrarlo. En cada historia personal hay grandes momentos de desespero, grandes problemas. En estos dos casos, que son muy diferentes, han tenido en frente la posibilidad de perderlo todo o no realizarlo nunca y cuando te enfrentas a una sentencia tan dura es cuando tienes que revelarte. Cuando te generan un mensaje negativo de que no vas a conseguirlo respondes de una fuerza igual y opuesta. Y es lo que les pasó a los dos.

Destacabas de Bad Bunny esa intuición que tiene y es algo que comparte con El Guincho. Buen ejemplo, como comentas en el libro, es ese single Con altura en el que nadie creía salvo él. Supongo que cuando las cosas salen bien, la intuición se valora.

Hay que seguir esta intuición icluso cuando te sale mal. Es ese componente que atribuyo a la genialidad de saber hacia dónde tienen que ir las cosas. Aunque no puedas explicarlas, simplemente sigues esa dirección, luchando por ello con todo tu ser. Es uno de los temas esenciales del libro y una de las cosas más bellas que podemos experimentar en la vida.

Hablas de esa genialidad de El Guincho que algunos pueden pensar que ha quedado un poco eclipsada por Rosalía, ¿siente cierta decepción por haberse quedado más en la sombra?

No, para nada. Para mí era importante destacarlo. Conozco a Pablo desde hace años y dentro de su figura quería destacar que eso no es algo importante para él. Creo que Pablo está viviendo los frutos de lo que es su trabajo, está viviendo como él quiere y está trabajando en muchos más proyectos con y más allá de Rosalía. Le da la posibilidad de poder moverse libremente sin estar vinculado a una imagen pública y, de alguna forma, ser el que ha movido los hilos en ciertos momentos, en el fenómeno de Rosalía, sin tener encima los focos, es algo que él estaba buscando.

Esta pandemia ha dado paso a muchas reflexiones. Tú aseguras que nos ha demostrado que no somos invencibles por muy modernos que seamos, ¿darse cuenta de eso en qué ayuda?

Entender que somos frágiles en lo físico y en las ideas abstractas que rigen nuestra sociedad es el primer paso para tener un tipo de mentalidad crítica que sabe entender qué es lo esencial. Nos hemos visto privados de muchas cosas, desde el trabajo y la posibilidad de viajar, hasta abrazar a nuestros propios padres… Darse cuenta de cuántos aspectos de nuetras vidas han cambiado, en este caso a peor, también nos dice que siempre se puede cambiar y que todo lo que entendemos como realidad y como algo inalterable, no es así. La pandemia nos ha dado la idea de que no hay que dar nada por sentado y todo se puede transformar. Eso puede dar miedo, pero entender que existe  esa posibilidad es uno de los regalos amargos que nos ha dejado la pandemia.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

  • Anda Ya: El Podcast

    EL PODCAST (martes 21/09/21)

  • Lo Que Me Dé la Nota

    Artistas olvidados

  • Hoy en los40

    Dani Martín estrena el videoclip de ‘Una Foto en Blanco y Negro’ con un guiño a LOS40. Hablamos con Ed Sheeran sobre su proyecto con Camila Cabello. Escucha el nuevo disco de Pignoise antes que nadie gracias a LOS40. Aitana, C. Tangana y Rauw Alejandro son los artistas más escuchados en las plataformas de 2021.

  • Ver más podcast

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad