Tras el aluvión de críticas por no llevar a su hijo al cole, Sara Sálamo se pronuncia

"Siento la responsabilidad de generar un debate"

Sara Sálamo

Sara Sálamo no es de las que se callan. / Juan Naharro Gimenez/Getty Images

Sara Sálamo apoyaba las palabras de Paola Roig, una psicoterapeuta que compartía en redes su opinión sobre la vuelta al cole. Es de las que opina que es muy violento dejar a un niño llorando en manos de un profesor al que no conoce.

La actriz aprovechó para desvelar que su hijo de dos años no va al cole porque no pudo pasar por ese trago. Recibió muchas críticas por parte de los que le recriminaban que a muchos trabajadores no les queda más remedio que hacerlo si quieren conciliar su vida laboral y familiar.

Sara no ha dudado en compartir un texto para dejar claro que ella no está preparada para eso y que, pese a que respeta todas las opiniones, no comparte la idea general sobre este asunto.

No.

No estoy preparada para desaparecer de tu vista y que pases una, dos o seis horas llorando esperando a ver si vuelvo.

No.

No estoy criticando a las familias que se ven sometidas a tener que hacerlo.

No.

No estoy de acuerdo en que ‘lo que hemos hecho siempre’ es lo que está bien.

No.

Mi madre y mi padre NO minimizaron mi dolor y el que yo no estuviera preparada para pasar tantas horas en un lugar que nunca había visto, rodeada de desconocidos. Así que también buscaron otra alternativa hasta que cogí la seguridad necesaria.

No.

No pienso que validar los sentimientos de mis hijos les convertirá en unos malcriados.

No.

No soy de las que cuando se caen les digo ‘no pasa nada, tú eres muy fuerte’. Si no les ofrezco mi ayuda y les abrazo.

Consciente de su situación

Sara es consciente de que no todo el mundo puede actuar como ella, no vive en un mundo paralelo. “Es una obviedad que hablo desde un lugar de privilegio. Dónde soy una mujer blanca, heterosexual y europea que puedo llevar a mis hijos conmigo al trabajo o contratar a alguien para que cuide de ellos en casa”, aseguraba en redes.

Aun así, no renuncia a su idea sobre lo que supone llevar a un niño al colegio. “Desde mis sitios de privilegio también puedo denunciar que las cosas no están bien hechas. Que la conciliación es una utopía. Y que no creo que ningún padre o ninguna madre se sienta cómoda dejando a sus hijos en manos de una maestra (desconocida totalmente por nosotros y nuestros bebés) cuando llora de forma desconsolada”, expresaba.

Y está claro que el tema le toca porque se ha explayado en sus explicaciones para hacerse entender. “Yo no tengo la solución a todo esto. Pero siento la responsabilidad de generar un debate, de hacernos preguntas y quizás, haciendo piña, cambiar las cosas entre todos”, aseguraba.

“Solo tenemos que echar un vistazo a países vecinos como Finlandia, Inglaterra y Alemania, donde los periodos de adaptación son mucho más personalizados. Y donde las bajas de maternidad y paternidad… Son bastante distintas. Y por supuesto, la conciliación NO PUEDE PASAR POR RENUNCIAR A NUESTRAS CARRERAS”, añadía.

Ella no piensa renunciar a su carrera de actriz, pero tampoco a dejar a su pequeño llorando en manos extrañas. Habrá quien piense como ella y quien no lo haga, pero lo bueno es poder debatir sobre el tema.

 


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad