‘Call me’ y el encaje perfecto de Blondie, Richard Gere y Giorgio Armani: “¿Qué más se podía pedir?”

Uno de los mayores éxitos de su carrera

Blondie

Blondie, en una imagen de archivo en 1979 / Maureen Donaldson/Getty Images

Giorgio Armani vistió impecablemente a Richard Gere en ‘American gigolo’. Debbie Harry se encargó de hacerle a medida una letra: Call me. Casualmente, tanto Gere como Harry, solo habían sido el segundo plato. Porque Paul Schrader tenía en mente a John Travolta para que encarnara el papel principal del filme. Y Giorgio Moroder le pidió a Stevie Nicks (Fleewood Mac) que cantara y escribiera la letra del tema principal de la icónica película de los 80.

Ambos declinaron la oferta. Afortunadamente, las segundas opciones encajaron a la perfección. Call me se convirtió en el mayor éxito de Blondie y American Gigolo no solo catapultó la carrera de Richard Gere, también lanzó al estrellato a Giorgio Armani.

En 1979, Blondie ya era una banda de éxito y trabajaba en su cuarto álbum, Eat to the beat. Solo cinco años antes, había sido fundada en Nueva York por la vocalista y compositora Debbie Harry y el guitarrista Chris Stein. Estaban considerados pioneros del new wave americano y habían llegado al top de las listas mundiales con Heart of glass. Empezaban entonces a experimentar las presiones que conlleva el estrellato: las tensiones entre sus componentes se habían elevado y las discusiones se daban con demasiada frecuencia.

En esa época, el productor italiano Giorgio Moroder ya era tremendamente popular. Principalmente, por los revolucionarios singles Love to love you baby, I feel love, Last dance o MacArthur Park, interpretados por Donna Summer. Además, había empezado a trabajar para la industria cinematográfica con excelentes resultados. En la 51ª edición de los Óscar, recibió la estatuilla a Mejor Banda Sonora por ‘Expreso de Medianoche’. En esa misma ceremonia, su producción Last dance interpretada por la ‘reina de la música disco’, recibió un Premio de la Academia a Mejor Canción Original (además de un Globo de Oro).

‘Man-machine’ y el rechazo de Stevie Nicks

No es de extrañar que al italiano le llovieran los encargos. En sus manos pusieron la composición de la banda sonora de American gigolo. El film estaba dirigido por Paul Schrader y protagonizado por Richard Gere, quien daba vida a un trabajador sexual profesional de alto standing.

Cuando Moroder trabajaba en el tema principal del filme, que él tituló Man-machine, y ya tenía la base instrumental, se dio cuenta de que necesitaba a alguien para que escribiera la letra y una melodía. Su primera opción fue Stevie Nicks, la vocalista de Fleetwood Mac. Pero ella declinó la oferta. Al parecer, acababa de firmar para grabar como solista y en su nuevo contrato no le permitían hacer colaboraciones.

El padre de la música disco pensó entonces en Blondie, concretamente en su cantante líder Debbie Harry, quien aceptó encantada la propuesta.

Una letra hecha a medida para Richard Gere

Lo primero que hizo Deborah fue ver una versión sin editar de la película de Schrader. A continuación, escribió una letra inspirada en sus primeras impresiones visuales: “Cuando la estaba escribiendo, visualicé la primera escena, Richard Gere conduciendo (un Mercedes descapotable) por la costa de California”. Y con esas escenas “frescas en mi mente, escribí la letra realmente rápido”. Harry asegura que en tan solo un par de horas ya tenía lista la letra de Call me.

Y añadía: “Los colores tuvieron un efecto muy potente sobre mí, y de ahí la primera frase de la canción (‘Colour me your colour baby / Colour me your car’). Posteriormente, averigüé por Giorgio que el diseño del vestuario había corrido a cargo de Armani, lo que también supuso un gran éxito. La paleta de colores a lo largo de la película, esos bellos grises, azules y marrones, encajaban maravillosamente”.

“En cuanto escuché a Deborah… supe que teníamos un éxito”

El resto de Blondie se unió a Harry en el estudio para la grabación de Call me. Moroder produjo la sesión en Nueva York en Agosto de 1979. Estaba previsto que el fundador de Musicland Studios en Munich hiciera un álbum completo con el grupo neoyorkino, pero la ‘naturaleza volátil’ de la formación en esos tiempos no lo hizo posible. El productor confesaba en Billboard: “Siempre había enfrentamientos. Supuestamente iba a hacer un álbum con ellos después de Call me. Fuimos al estudio, y el guitarrista se estaba peleando con el teclista. Llamé a su manager y me marché”.

A pesar del caos, Giorgio Moroder aseguró posteriormente: “En cuando escuché a Deborah cantando una versión preliminar de Call me, supe que teníamos un éxito”.

“Giorgio... daba saltos de alegría”

Call me no fue un éxito más de Blondie. Fue el mayor éxito de su carrera. Con este tema Debbie Harry se convirtió en la primera mujer en la historia de las listas británicas con tres nº1 compuestos por ella. En su libro de memorias, Face it, rememora la emoción que sintió cuando el single empezó a subir en las listas: “Cuando Call me alcanzó el nº1 en Abril de 1980, estábamos en la carretera. Hacíamos mucha promoción en radios y tocábamos mucho la canción. Era realmente emocionante y fabuloso. Recibimos un montón de discos de oro en esa época y recuerdo que Giorgio estaba muy entusiasmado y daba saltos de alegría. Él tenía muchos hits entonces, pero ‘Call me’ fue muy importante para él, ya que también formaba parte de la industria cinematográfica”.

La composición de Giorgio y Debbie también fue nº1 de Billboard el 19 de Abril de 1980 y se quedó en ese puesto seis semanas consecutivas. Se convirtió en el single más vendido del año en Estados Unidos. “Permanecer seis semanas en el nº1 amplificó por completo todo lo que habíamos logrado hasta entones fuera de Estados Unidos. No nos lo esperábamos, pero nos legitimó en el país e hizo que la gente se diera cuenta de que éramos audaces y teníamos una visión que podía trascender a los estilos del momento. Adoptamos la actitud punk – éramos felices pero beligerantes al mismo tiempo. Escucho trocitos de Call me en las canciones de otros grupos incluso hoy, no son copias directamente, pero sí hay similitudes. La música funciona o no funciona. Call me estuvo en el sitio adecuado, en el tiempo adecuado, con el sonido adecuado. Todo encajó a la perfección. ¿Qué podría ser mejor? ¿Qué más se podía pedir?”, escribe Debbie

Call me, Richard Gere y Armani

Además de Call me, en ‘American gigolo’ hubo otros elementos que encajaron a la perfección. Al igual que Deborah Harry no era la primera opción de Giorgio Moroder, Richard Gere tampoco había sido la opción principal de Paul Schrader. El director había propuesto a John Travolta que protagonizara el filme, pero él lo rechazó. Para Gere, su papel encarnando a Julian Kaye, fue primordial. Catapultó su carrera. Y hubo alguien más que utilizó ‘American gigolo’ como plataforma para darse a conocer internacionalmente: Giorgio Armani.

Call me, Richard Gere y Armani confluyen en la primera escena de ‘American Gigolo’. Con Los Ángeles como telón de fondo, Richard Gere conduce su descapotable negro, vestido con un impecable Armani, mientras la voz de Deborah Harry suena a todo volumen cantando ‘Colour me your colour baby / Colour me your car’.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad