La última actuación John Lennon tras perder una apuesta durante su “romance relámpago” con Elton John

Los neoyorkinos enloquecieron cuando, en medio del show, Elton John anunció a John Lennon. Una sorpresa que nadie esperaba 

La última actuación John Lennon tras perder una apuesta durante su “romance relámpago” con Elton John

John Lennon en el concierto de Elton John en el Madison Square Garden / Getty Images/Steve Morley

Momentos antes de ofrecer la que se convertiría en su última actuación, John Lennon estaba aterrado: "Creo que voy a vomitar. ¡Me siento tan nervioso!". Fue el 28 de Noviembre de 1974. En el Madison Square Garden de Nueva York. Y fue porque había perdido una apuesta con Elton John y no le quedó más remedio que “pagar su deuda”. Juntos, cantaron tres temas y escribieron un capítulo en la historia del pop.

Un “romance relámpago” de dos años

La amistad entre Elton John y John Lennon no duró mucho tiempo. Tal y como al autor de Nikita le gustaba decir, fue un “romance relámpago”. Tan solo duró dos años. Un tiempo breve pero intenso. Porque desde que se conocieron, en 1973, se hicieron inseparables y se lo pasaron en grande. Coincidió con el periodo en el que John se había separado de Yoko y mantenía una nueva relación con May Pang, la joven asistente personal de pareja. En esa época, que él mismo etiquetó como “Lost Weekend” (en realidad se prolongó 18 meses), bebió en exceso, abusó de las drogas y hasta vio un OVNI. Entre sus compañeros de jarana, estaba el futuro Sir Elton John.

Su primer encuentro se produjo durante el rodaje de un video para Mind games, el cuarto álbum del liverpuliano. Siendo un enorme fan de los Beatles, “obviamente, yo estaba un poco impresionado. Llevaba puesto un traje verde brillante de satén de Saint Laurent y pensé ‘de perdidos al río’”, recordaba Elton. “Me sentía muy intimidado por él, porque era una navaja afilada y podía ser muy abrasivo. Pero ese lado nunca afloró cuando estaba conmigo. Solo sacó su lado amable, generoso y divertido”. Y añadía “No sé por qué conectamos, pero lo hicimos. Juntos hicimos un montón de travesura, un montón de cosas malas. Nos lo pasamos muy bien”,

“¿La harás conmigo si es Número Uno?”

No solo se lo pasaron en grande e hicieron “un montón de cosas malas”. También compartieron estudio. Resultó que ese año y medio de ‘rock and roll way of life” fue muy productivo para Lennon. Completó tres álbumes. En el verano de 1974 trabajaba en uno de ellos - Walls and bridges - cuando pidió ayuda su compañero de farra. Para ser exactos, quiso su apoyo en un nuevo tema llamado Whatever gets you thru the night. El propio Lennon rememoraba así el momento, en una entrevista para la BBC, pocos días antes de su asesinato: “Elton estaba en la ciudad (Nueva York) y yo estaba haciendo ese tema y necesitaba la armonía vocal. Él la hizo, además de un par de cosas más, y tocó un maravilloso piano en ella. Y bromeando me dijo que iba a hacer un concierto en el Madison Square Garden – dijo, ‘¿La harás conmigo si es Número Uno?’”.

Elton John había captado el potencial de Whatever gets you thru the night. Su confianza excedía con creces a la de Lennon, que era bastante auto-crítico y escéptico. De hecho, aceptó la apuesta porque no creía que fuera a llegar tan lejos. “Y yo no esperaba alcanzar el Número Uno. Yo no creía siquiera que tuviera una oportunidad en el infierno. Y le contesté, ‘Claro, claro, claro que lo haré’”.

“¡Es el momento de pagar tus deudas!”

Qué desacertado estaba Lennon. En contra lo que había pronosticado, ‘Whatever gets you thru the night’ se convirtió en su primer número uno en solitario. No daba crédito. Desde que había iniciado su carrera al margen de The Beatles, en 1970, no había conseguido alcanzar el ansiado primer puesto en Estados Unidos con ninguno de sus singles. “Realmente, fue el primer Número Uno que tenía. ‘Imagine’ no había sido Número Uno, ‘Instant Karma’ no había sido Número Uno – los cuales creo que eran mejores discos que ‘Whatever gets you thru the night.’ Sus letras eran bastante buenas”.

John Lennon en una foto de 1974 / Getty Images/Steve Morley

El single, el primero de su quinto álbum de estudio - Walls and bridges (1974) - no solo fue el primer nº1 de Lennon en Estados Unidos, también fue el único que logró en el país en el que acabó sus días. Como era un hombre de palabra no le quedó más remedio que cumplir con su compromiso. Elton John había ganado la apuesta. “¡OK, es el momento de pagar tus deudas!”, se dijo. Solo tenía una duda: “Pero de todos modos ¿qué podíamos cantar?. Esa era la cuestión”.

“Creo que voy a vomitar. ¡Me siento tan nervioso!”

El 28 de Noviembre de 1974, el conocido como "el más famoso coliseo del mundo" estaba ‘a rebosar’. Lleno hasta la bandera. Habían ido a ver a Elton John en concierto. Nadie esperaba la aparición sorpresa de ese “invitado” que estaba allí obligado y nervioso. Hacía mucho tiempo que John Lennon evitaba los escenarios y no hacía directos. En una entrevista con Yahoo Entertainment, el guitarrista de Elton John, Davey Johnstone, recordaba: "Yo estaba afinando todos los instrumentos en el backstage, y John entró en el vestuario, parecía aterrado. Le dije 'John, estás bien?. Y él contestó, 'Bueno, no. Creo que voy a vomitar. ¡Me siento tan nervioso!'. Yo afiné su guitarra, le di un abrazo y le dije, 'Todo va a ser fantástico".

El último concierto de John Lennon

Cuando Elton anunció a John en medio del show, los neoyorkinos enloquecieron. Lennon apareció corriendo, con los brazos en alto y sonriendo. De negro, con una capa que después se quitó, y una gran flor blanca colgando de una cadena. Sujetaba su guitarra con la mano derecha. Los dos iconos se dieron un beso y ocuparon sus puestos. Elton se sentó al piano. Y empezaron los duetos. Tres en total.

Como no podía ser de otra manera, Whatever gets you thru the night, la canción nº1 por la John Lennon estaba allí esa noche, fue la primera. Después tocaron Lucy in the sky with diamonds, que Elton presentó al público como “una de las mejores canciones jamás escritas”. Meses antes había grabado una versión de la composición Lennon-McCartney en la que había contado con la colaboración de su co-autor bajo el pseudónimo de Dr. Winston O'Boogie. I saw her standing there, fue el broche final de la histórica actuación. Lennon la introdujo diciendo que era “una canción de una vieja novia mía llamada Paul. Nunca antes la había cantado”. Y nunca después lo volvería a hacer.

Ver a Lennon y a John cantando juntos, en el mismo escenario, hizo que el Madison Square Garden se viniera abajo. Era surrealista. Un momento increíble que nadie podría olvidar. Y mucho menos cuando, justo seis años después, fueron conscientes de que habían sido testigos de la última actuación de un mito.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

EMISORAS

Elige una emisora

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad