El día que Sinead O’Connor se puso el hábito y el alzacuellos y se convirtió en Madre Bernardita María

Una excentricidad en la vida de la artista irlandesa

Sinead O'Connor

Sinead O'Connor, durante una visita a Lourdes en 1999 / Michael Crabtree - PA Images/PA Images via Getty Images

Después de una infancia terrible y una adolescencia traumática, Sinead O'Connor vivió las mieles del éxito y se convirtió en una brillante artista de fama mundial. Siempre marcada por la educación católica y por las secuelas de episodios violentos de manos de su propia madre, sus polémicos gestos y sus controvertidas declaraciones pusieron su música en un segundo plano.

El 22 de abril de 1999, nadie hablaba de sus nuevas canciones... porque no había. De lo que todos hablaban ese día era de un nuevo capítulo en su singular vida: Se había convertido en la primera mujer sacerdotisa de la Iglesia Latina Tridentina y había cambiado su nombre a Madre Bernardita María.

Una devota madre "perversa"

El 8 de Diciembre de 1966 (día de la Inmaculada Concepción), una niña bautizada Sinead Marie Bernadette O'Connor nacía en el sanatorio dublinés de Santa Rita de Cascia. Su devota familia asistió a misa ese día festivo por obligación. La pequeña nunca superó la relación terriblemente difícil con su madre Marie, fallecida en un accidente de coche en 1986.

Según ha revelado en su libro de memorias Rememberings (2021), era tan "perversa" que la desnudaba y frecuentemente la golpeaba en sus partes íntimas en un intento de dañar sus órganos reproductivos.

Sinead creció obsesionada con Santa Bernardita de Lourdes (Bernadette Soubirous), una religiosa francesa canonizada por la Iglesia Católica en 1933, y con sus apariciones marianas. Uno de los recuerdos más felices de su infancia fue cuando su devota madre la llevó de peregrinaje al santuario de Lourdes.

Por una vez vivió un periodo de calma en su turbulenta relación: "No creo que vuelva a experimentar de nuevo una emoción tan intensa como la que tuve en Lourdes. Me sentí como en el cielo".

Durante su traumática adolescencia estuvo internada en un hospicio religioso para chicas con problemas de conducta en Drumcondra. Se despertaba por las noches rezando para que se le apareciera la Virgen María. Tenía entonces 14 años, y según contaba en Irish Sun: "Solo éramos niñas, no mujeres. Y llorábamos todo el día. Era una prisión. Estábamos encerradas, apartadas de la vida". Pasó allí 18 meses terribles que le dejaron serias secuelas.

"Combate al auténtico enemigo"

A los 20 años, la joven O’Connor se convirtió en una brillante cantante. Alcanzó la fama ya con su primer álbum The lion and the cobra (1987). Y el segundo, I do not want what I haven’t got (1990), logró un enorme éxito y superó los siete millones de copias en todo el mundo. Principalmente gracias al primer single, Nothing compares 2 U (compuesto por Prince).

Empezaba así una prometedora carrera que, lamentablemente, no prosiguió un camino ascendente. Con el tiempo, la faceta artística de Sinead O’Connor se vio ensombrecida por sus polémicos gestos, sus controvertidas declaraciones o sus actos de protesta. Eso sonaba más que sus canciones.

Abiertamente crítica con la iglesia católica, su actuación más sonada se produjo en Octubre de 1992, cuando apareció con su cabeza rapada en Saturday Night Live, cantó una versión a capella de de War de Bob Marley e hizo pedazos una fotografía del Papa Juan Pablo II ante las cámaras. Además, le llamó “malo” y concluyó: “Fight the real enemy” (Combate al auténtico enemigo).

No lo hizo a la ligera. Fue un acto muy pensado con el que pretendía protestar contra los abusos sexuales a menores dentro de la iglesia católica, a la que acusaba de mirar para otro lado y no atajar el problema. Solo consiguió que su carrera se tambaleara. Su gesto fue condenado rotundamente en los medios. Muchos de sus seguidores tampoco lo aceptaron.

Sacerdotista Madre Bernardita María

La carrera de Sinead continuó paralelamente a las provocaciones. El 22 de Abril de 1999 se convirtió en la primera mujer sacerdotisa de la Iglesia Latina Tridentina, una orden disidente de la iglesia católica. La ceremonia tuvo lugar en la suite de un hotel de la ciudad francesa de Lourdes y fue oficiada por el controvertido obispo Michael Cox.

Y en una última manifestación de su obsesión con Santa Bernadette de Lourdes, cambió su nombre. A partir de ese momento se llamaría Madre Bernadette Marie (o Bernardita María). La ceremonia de ordenación fue “absolutamente bella”, según la definió ella misma.

"Tengo el inmenso honor de haber sido ordenada la primera mujer sacerdote de la iglesia Latina Tridentina. ¿Puedo mencionar que puedo impartir misa?. Es algo que siempre he querido hacer, pero estoy segura de que, como muchas mujeres, nunca se me había ocurrido ni siquiera soñarlo”, revelaba la cantante en una entrevista radiofónica.

"Mi santísima trinidad: madre, cantante y sacerdotisa"

Cuando el 30 de Abril la flamante sacerdotisa apareció vestida de negro en The Late Late Show, en RTE (televisión pública irlandesa), llevaba puesto el alzacuellos clerical y una larga cadena con una gran cruz dorada. Al igual que cuando rompió la fotografía de Juan Pablo II, explicó que no era una decisión que hubiera tomado a la ligera: "Una persona no debería convertirse en sacerdote a menos que no se lo tome terriblemente en serio".

Aunque no era así, Sinéad O’Connor creía que su ordenación era válida y legítima. Podía impartir los sacramentos y decir misa tanto en latín como en inglés. Creía que solo era cuestión de tiempo que las mujeres fueran aceptadas. Estaba dispuesta a seguir actuando como Sinéad O’Connor pero con sus vestiduras sacerdotales.

Su intención entonces era subastar sus viejas ropas y destinar el dinero recaudado a fundaciones benéficas que planeaba crear. “Esto es lo que llamo mi santísima trinidad: soy madre, soy cantante y soy sacerdotisa. Para mí, estas cosas son sagradas por igual”.

"Una evidencia más de su declive psicológico"

"Mucha gente contempla con un profundo sentimiento de desolación y tristeza lo que parece ser una evidencia más de su declive psicológico", publicaba la edición irlandesa de Independent del 27 de Abril. Y continuaba: “Puede ser ambas cosas, la explotadora y la explotada, en su desesperada saga trágica manipulada por los medios y posiblemente por la Orden rebelde a la que se ha unido y que ha aceptado agradecida su donación de 150.000 libras realizadas después de su ordenación… Este es el estrambótico nuevo capítulo de una vida en la que, a pesar de su éxito financiero y artístico, ha tenido más bajadas que subidas".

En Junio de 2000, en Los Angeles Times, el portavoz de la Oficina de Prensa Católica, Des Cryan de Dublin declaraba: "Sinead O'Connor tuvo esta idea de que le gustaría ser un sacerdote, una sacerdotisa. Pero honestamente ella sigue siendo una estrella del pop y difícilmente podría ser designada sacerdocio".

Pocos meses más tarde O’Connor confesó en la televisión irlandesa que no había podido respetar el voto de castidad: "Aguanté durante tres meses. Lamentablemente, he fracasado. He tenido una relación con un hombre al que amo desde hace años". Tiempo después, la madre Bernadette Mary también colgó los hábitos y en Octubre de 2018 se convirtió al Islam. Hoy se llama Shuhada Sadaqat.

 


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad