No, las nuevas generaciones no están perdidas y estas artistas son prueba de ello

Mientras Greta Thunberg hace lo suyo en la política, estas mujeres que no sobrepasan los 25 años luchan por dar voz a la juventud a través de la música

No, las nuevas generaciones no están perdidas y estas artistas son prueba de ello

Instagram

Una nueva generación de voces comienza a alzarse sin miedo para hablar de problemas que amenazan el bienestar futuro y frustran sus esperanzas vitales, enfrentándose tanto a cuestiones universales como la desigualdad (entre razas, entre géneros) o la crisis climática, como al malestar social fruto, precisamente, del desapego hacia los demás y la falta de solidaridad.

Mientras muchos/as se empeñan en desacreditar a la juventud tachándola de vacua, desmotivada e inconsciente, ejemplos como el de la activista Greta Thunberg no hacen sino demostrar lo contrario, que a pesar de las adversidades, los sueños robados y la falta de confianza hacia ellos/as, chicos y chicas de todo el mundo se disponen a hacerse oír.

Y para ello hacen uso de todas las herramientas disponibles. Así, la música se ha convertido en uno de los principales altavoces de su discurso, haciendo que podamos encontrar a un grupo cada vez más grande de artistas que no superan los 25 años cuyas composiciones reflejan la etapa vital en la que se encuentran. Como no podía ser de otra forma, muchas son mujeres.

A pesar de su corta edad, estas cantantes que presentamos a continuación han creado un estilo personal que bebe precisamente de su juventud. En sus canciones narran cómo se enfrentan a esa realidad que acusa a las nuevas generaciones de no estar aprovechando su vida mientras reduce sus posibilidades a la mínima expresión. Ellas son parte de la revolución.

Natasha Sultana, cantante, compositora y multiinstrumentista estadounidense  / FilmMagic

Tash Sultana, 24

Empezó a tocar la guitarra con tres años y actualmente conoce la técnica de más de diez instrumentos. La cantante, compositora e intérprete australiana Tash Sultana aún no ha alcanzado el cuarto de siglo y ya se ha posicionado como una de las artistas más llamativas del panorama, con un estilo muy personal que fusiona los géneros indie, reagge y rock psicodélico.

En 2018 publicó su primer álbum compuesto y producido por ella misma, con el que conquistó a la crítica más exigente. Pero no es solo su don para la creación e improvisación lo que la convierte en una figura remarcable; a pesar de haber atravesado una adolescencia difícil (o quizás a causa de ello), Sultana encontró en la música no solo su rehabilitación y redención personal , sino también la forma de revelarse contra la injusticia y la opresión.

Así, además de salir a la calle a reivindicar derechos como el matrimonio libre entre personas del mismo sexo, ha compuesto canciones tan simbólicas como (Money) Can´t Buy Happiness (el dinero no puede comprar la felicidad) o Salvation, donde habla sobre la adicción a las drogas y el sentimiento de soledad que muchas veces invade a los/as adolescentes al sentirse incomprendidos.

Claire Cottrill, cantautora estadounidense  / Instagram

Clairo, 21

Su nombre real es Claire Cottril , pero sus fans la conocen como Clairo, una chica que comenzó a ganar popularidad a los 13 años gracias a las covers que publicaba en Youtube, los remixes que lanzaba a SoundCloud y las composiciones propias que subía a la plataforma Bandcamp. A pesar de que fue en 2018 cuando vio la luz su primer proyecto, un EP titulado Diary 001, ha sido este mismo 2019 cuando la artista estadounidense se ha decidido a compartir su carta de presentación oficial: Inmmunity, su álbum debut escrito y producido por ella misma.

En las canciones que componen el disco, Clairo habla sobre la implosión de sensaciones que atraviesa un/a adolescente. Las inseguridades (I was 15 when I first felt loneliness), la formación de la personalidad (I don't wanna be forwad, I don't wanna cut corners), los sueños (Wonder why I wake up living in a made-up, dream of you and I)... son muchos los factores que interviene simultáneamente en esta etapa vital y ella es capaz de plasmarlos todos en sus letras.

Pero la estadounidense no se queda en lo superficial y habla también de situaciones más delicadas como el suicidio o el descubrimiento de nuestra propia sexualidad. Con melodías propias del urban pop aderezadas con el sonido de los sintetizadores, la música de Clairo nos sume en una ensoñación donde nos trasladamos a esa época que abarca el tránsito de la niñez a la edad adulta.

Willow Smith, actriz, modelo, cantante e hija de Will Smith  / FRANCOIS GUILLOT/AFP/Getty Images

Willow Smith, 18

Si solo te suena por su apellido te estás perdiendo una de las mejores facetas de Willow. A su recién alcanzada mayoría de edad la hija de Will Smith ya suma en su currículum múltiples proyectos en los que ha participado como actriz o modelo. Pero su carrera en el mundo del arte no se limita a apariciones en la obra de otros/a, ella es autora de su propia música desde que con tan solo 10 años lanzó su primer sencillo titulado Whip My Hair.

A pesar de que su incursión en la industria a una edad tan temprana tuvo consecuencias negativas sobre ella, Willow supo seguir adelante y recuperar la ilusión y motivación necesarias para seguir creando. Sin ir más lejos, este verano de 2019 publicaba su tercer disco, el más personal y logrado de todos, que lleva por título su propio nombre.

Las canciones que integran Willow son un reflejo de algunas de las luchas más relevantes de nuestros días y de problemas que, a pesar de que se suelen asociar a la juventud, nos afectan a todos/as. Por ejemplo, en PrettyGirlz Smith expone la presión que ejercen los cánones que la sociedad quiere imponer a las mujeres (Want the girls with the prettiest smile/ Seemingly perfect life, movie) y anima al género femenino a no sucumbir ante ellos (Want a girl who knows herself / Like her favorite book right on the shelf). Del mismo modo, en Time Machine hace alusión a la adicción a la tecnología con frases como esta: "Everyone is disconnected these days/ 'Cause everyone is looking at their phone / Tryna feel like they are less alone"

Billie Eilish, cantante, compositora e ídolo adolescente del momento  / Mat Hayward/Getty Images

Billie Eilish, 17

Sí, sabemos que su cara te es de sobra conocida, pero Billie Eilish no podía faltar en esta lista por ser, precisamente, el mejor ejemplo del espíritu adolescente. La joven artista se ha convertido en la prueba de que no hay que subestimar a las nuevas generaciones, pues son capaces de todo. Su figura es relevante no solo por lo que supone para la industria musical, sino también como fenómeno social, pues ese papel de líder que le ha sido otorgado se legitima gracias al discurso de sus canciones, con el que han empatizado millones de chicos y chicas de todo el mundo.

Recientemente Eilish publicaba el vídeo de All The Good Girls Go To Helluno de los temas que integra su disco debut, y en él lanzaba un mensaje de concienciación y movilización contra el cambio climático, instando a los/as jóvenes a que saliesen a la calle con motivo de la huelga convocada para luchar contra la crisis medioambiental. Pero esta no es ni la única canción ni la primera vez que la cantante se pronuncia.

En canciones como Idontwannabeyouanymore Billie condena tajantemente la sexualización del cuerpo femenino y el pensamiento institucionalizado de que en las agresiones a mujeres la ropa que vestían en el momento es significativa (Told "a tight dress is what makes you a whore"). De hecho, esta lucha es algo que toca muy de cerca a la estadounidense, cuya característica vestimenta oversize es continuo objeto de comentarios que no entienden por qué elije este tipo de prendas en vez de otras más "femeninas".

Sigrid Solbakk, cantante y compositora noruega  / Picture alliance via Getty Images

Sigrid, 23

Es Noruega y dio su primer salto a la fama con tan solo 16 años, cuando su hermano (miembro de un conocido grupo de su país natal) la invitó a subirse al escenario para interpretar Sun, primera composición de la jovencísima artista. Ahora, Sigrid tiene ya 23 primaveras y una incipiente y prometedora carrera musical. Este mismo año veía la luz Sucker Punch, su álbum debut, pero antes de que viese la luz ya había pisado escenarios tan codiciados como el del Festival Coachella.

Las canciones de la artista son un soplo de aire fresco perfecto para ventilar la a veces apabullante vida de un/ adolescente. Temas como Raw son himnos de exaltación de la naturalidad y la confianza en uno/a mismo/a. Esta temática está también presente en composiciones de su disco como Business Dinner, donde Sigrid anima a su generación a no dejarse caer en el excesivo egocentrismo y presión que ejercen las redes sociales.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?