Rihanna, jefa de las portadas de revistas
Terry Richardson, vetado en cabeceras como Vogue o Vanity Fair